Llévate a KiK a casa estas vacaciones. Los pedidos se envían en 48h. Unidades limitadas.

Comprar

Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Robots relacionales de IA. La revolución necesaria.

Relational AI Robots. The needed evolution.

Tanto si has llegado a esta entrada de blog por curiosidad como si lo has hecho por interés, te comento que vamos a hablar de la evolución necesaria de los robots sociales.

Por contextualizar, los botos sociales son robots físicos diseñados para poder interactuar y comunicarnos con ellos de una forma avanzada más o menos natural, sencilla y agradable, siguiendo comportamientos, patrones y normas sociales. Para ello se necesita que disponga de habilidades que se ubican dentro del dominio de la llamada inteligencia social.

También es importante que el robot tenga una personalidad convincente que promueva que las personas interactúen con él principalmente a través de diálogos de alto nivel. Incluyen algunas otras funciones útiles como el reconocer al usuario, su estado de ánimo, los gestos, e incluso son capaces de mostrar expresiones. Entre sus funciones están la formación, asistencia a ancianos o personas con discapacidad, entretenimiento y terapias.

En otro entrada de este blog describíamos los 5 robots sociales más usados en la asistencia a niños con autismo. Se ha demostrado que los robots sociales ofrecen una ayuda muy útil en algunos escenarios dentro de las áreas de aplicación mencionadas anteriormente. Esto es así porque, a diferencia de otros dispositivos y agentes virtuales, generan un vínculo afectivo con el usuario más potente que les aporta beneficios a la hora de incrementar la motivación y el nivel de habilidades sociales entre otros.

¿Por qué es más potente el vínculo afectivo generado por los robots sociales?

Hay dos elementos que dan una respuesta a esta cuestión. La primera es que es un ser físico que se puede tocar y con el que se puede interactuar de forma similar a como lo hacemos con otro ser vivo y en el caso del habla a como lo hacemos con otras personas. Eso sitúa a los robots sociales en algo cercano a una mascota real. No hay ningún agente software que consiga un efecto con una intensidad similar precisamente porque no es físico.

Esto nos lleva al segundo elemento. Hay dispositivos físicos con los que se puede interactuar mediante el lenguaje como los altavoces inteligentes. Eso es cierto. Pero a nivel mental tenemos claro que un altavoz es un altavoz y no una mascota por mucho que podamos hablarle. Es decir, no es suficiente con que sea algo físico y hable. Tiene que tener un patrón de comportamiento social que encaje en nuestros esquemas humanos como un ser social.

Guay. ¡Los robots sociales son geniales! Los equiparamos al nivel casi de mascota o compañero. Mejoran mi motivación, mis procesos de aprendizaje, me hacen compañía e incluso mejoran mi salud mental porque generamos vínculos afectivos con ellos. Espera, espera. No vayas aún a comprarte uno.

Generan vínculos afectivos. Si. Sin embargo, este vínculo es difícil de mantener en el tiempo.

Vaya.

¿Por qué se desvanece este vínculo? Y, ¿cuánto puede durar este efecto?

La respuesta a la segunda pregunta es más corta. Oscila entre unas semanas y varios meses. Durante ese tiempo sus beneficios son los que hemos descrito. En muchas ocasiones es un tiempo más que razonable para alcanzar los objetivos que se persiguen. Un curso escolar, una terapia, un compañero de juegos. En esto no es diferente a cualquier otra solución. Durante su periodo útil, es muy útil. Pero una vez pierde el efecto vínculo afectivo sus beneficios también disminuyen. No olvides que su fuerza está en la motivación extra que aporta dicho vínculo.

La respuesta al por qué se desvanece es más compleja. Tiene que ver con el propio propósito de los robots sociales. Éstos han sido concebidos pensando en la interacción y la comunicación con ellos. En cómo es esa interacción en cada preciso momento. Para hacerla lo más natural y sencilla posible. No fueron concebidos para establecer vínculos afectivos ni a corto ni a largo plazo. El hecho de establecerlos ha venido añadido. Y el hecho de que se debilite ese vínculo no deja de ser algo que debe formar parte de su mejora evolutiva como robot.

Ok. Entonces, si tengo una necesidad en el ámbito de las habilidades sociales que quiero satisfacer o mejorar en el corto plazo, los robots sociales actuales son la respuesta. Y si necesito una solución más duradera. Un ejemplo claro es ayudar a las personas mayores que viven solas. Su esperanza de vida son años. No sirve una solución para unos meses.

Como te decía, los robot sociales necesitan evolucionar como especie para satisfacer la necesidad de ser tu mascota, tu compañero, tu mentor o tu amigo a largo plazo. Necesitan no solo proporcionar un mecanismo de interacción y comunicación natural, sencillo y agradable. No solo establecer un vínculo afectivo perecedero. Necesitan establecer una relación duradera contigo.

De esta necesidad surge un nuevo concepto de robots sociales: los robots relacionales de inteligencia artificial. Suena bien.

¿Qué es un robot relacional de IA?

Es un robot social evolucionado que aprovecha las capacidades clásicas de los robots sociales y que utiliza la inteligencia artificial para construir una relación afectiva más sólida y pensando en el medio y largo plazo. Dicho de otra forma, cada interacción contigo cuenta más allá de la propia interacción. Para aprender y conocerte mejor. Para evolucionar su personalidad. Para adaptar su comportamiento a ti.

Sencillo de explicar. Difícil de construir.

¿Cómo se consigue?

Un robot social aporta ya una ventaja de salida. Aunque no basta con aplicar inteligencia artificial para analizar todos los datos de interacción y encontrar patrones, realizar simulaciones y predicciones, y tomar decisiones de comportamiento. Todo eso hay que hacerlo, es necesario pero no es suficiente.

Para que nuestro cerebro quede prendido de este tipo de robot a largo plazo se requiere que su comportamiento y personalidad incluyan los siguientes ingredientes:

  • Sorpresa. Tiene que sorprenderte. No cada vez que interactúes con él. Pero sí de vez en cuando. Debe sorprenderte con lo que hace y el momento elegido para hacerlo.
  • Narrativa. Hace tiempo publicamos un post en el que te hablamos de la importancia vital de la narrativa. Como humanos, nuestro apetito por las buenas historias es insaciable.
  • Novedad. En el sentido de no rutinario. En ocasiones debe ser predecible: si le das una orden quieres que la cumpla. Pero salvo en esas ocasiones, no quieres saber que siempre tras la acción A viene la respuesta B.
  • Juego. Te gusta jugar. No sabemos a qué. Pero te gusta jugar a algo seguro. Porque te hace pasar un buen rato. Te divierte. Te lo pasas bien cuando juegas. Y si es con alguien más.
  • Cooperación. No olvides que sigue siendo un robot y está ahí para ayudarte a alcanzar tus fines, dentro de sus limitaciones, obrando junto a ti. Para eso quieres un compañero: para hacer cosas juntos y lograr cosas juntos.
  • Humor. Este ingrediente también es importante para que nuestro cerebro se enganche. No es lo mismo una personalidad divertida que una personalidad aburrida. ¿A que estás de acuerdo?

Muy bien. Ahora que ya sabes que es un robot relacional de IA, supongo que querrás saber si este concepto de robots ya existe en el mercado o se queda en el ámbito de lo teórico o de la investigación.

¿Existen en el mercado robots relacionales de IA?

La respuesta es sí. El primer robot relacional de IA que se ha presentado al mercado es el robot Aiko. Es el primer robot de la primera generación de robots relacionales de IA. Y sí, como podrás imaginarte incluye todas las características anteriores. Y algunas otras que descubrirás si te llevas uno a tu casa ;-).

Las aplicaciones del robot Aiko son las mismas que las de un robot social tradicional, solo que el efecto de sus beneficios es más alto y duradero.

El robot Aiko ha sido concebido pensando en tres utilidades principales:

  1. El aprendizaje de los niños tanto en el aula como en casa, incluyendo las necesidades particulares de cada niño, sean denominadas especiales o de cualquier otra índole.
  2. El entretenimiento familiar donde Aiko se convierte en una miembro más de la familia con el que se puede aprender, jugar y pasar un buen rato.
  3. El disminuir la sensación de soledad de las personas mayores que viven solos en sus casas. Para estas personas el simple hecho de poder mantener pequeñas conversaciones es suficiente para prevenir problemas de salud mental y enfermedades mentales degenerativas.

La soledad no es un problema exclusivo de las personas mayores

Todos pensamos que los problemas de salud mental y soledad se dan principalmente en nuestros abuelos. Ellos son los primeros que se nos vienen a la cabeza, no cabe duda. Pero no son los únicos afectados. Y fuera de ellos estos problemas tienen un gran impacto silencioso en las personas a nivel salud pero también a nivel económico (se estiman costes de 24.000€ al año por persona con un problema de salud mental).

Cuidado. No es solo un problema provocado por la pandemia.

Segúneste estudio publicado por You Gov, los millennials se perfilan actualmente como la generación más solitaria. Para ser exactos, 3 de cada 10 jóvenes adultos reconocen sentirse solos «siempre o en alguna ocasión», mientras que tan solo el 15% de los baby boomers comparte esa sensación junto al 20% de los gen-Z nacidos  entre 1995 y el 2010.

En relación con esta idea de criar a los niños con una mascota en la familia, una investigación publicada recientemente en la revista Pediatric Research, afirma que los niños que conviven con un perro tienen un 23% menos de probabilidades de padecer dificultades relacionadas con la gestión emocional, un 40% menos también de tener problemas a la hora de relacionarse y 34% más de ser propensos a compartir sus cosas con los demás.

Los robots como Aiko casi cumplen la función de mascota. Obviamente no es lo mismo. Pero casi. Los beneficios pueden ser similares con un menor número de inconvenientes como son su alimentación, la higiene, sus cuidados, su ejercicio, etc. Y no hay que olvidar que las mascotas no hablan.

Simplemente hay que tomarlos como una opción más a valorar en función de cada cual.

Conclusiones

Los robots sociales son una excelente solución para determinadas áreas de aplicaciones como son el desarrollo de habilidades sociales, la motivación para el proceso de aprendizaje, entretener, jugar y hacer compañía; siempre que su aplicación no requiera establecer una relación a medio o largo plazo.

Cuando este sea el caso, los nuevos robots relacionales de IA son la mejor opción, ya que son una evolución de los robots sociales pensados para generar y consolidar vínculos afectivos de mayor duración.

Los robots relacionales de IA deben incluir una serie de elementos que los hacen únicos: la sorpresa, la narrativa, la novedad, el juego, la cooperación y el humor. Ellos aportan el plus necesario para que la experiencia sea un éxito y no se caiga en la desmotivación.

Finalmente, el robot Aiko es el primer robot comercial que abandera esta nueva generación de robots sociales creados para generar relaciones a largo plazo necesarias para obtener los beneficios mencionados de forma sistemática a lo largo del tiempo.

¿Quieres saber más sobre el robot Aiko?

En nuestra web puedes ver sus características, funciones y todos los servicios que hemos desarrollado para que la experiencia sea muy satisfactoria en esos escenarios de uso: aprendizaje, entretenimiento y soledad. También hay otros que no hemos mencionado pero que los tenemos muy presentes: necesidades especiales, salud mental, programación y personalización.

Si por comodidad prefieres tenerlo todo en un único sitio, descárgarte nuestro dossier.

Y si aún te quedan dudas o quieres que hablemos para resolverlas puedes agendar una llamada telefónica de 15 minutos el día que mejor te venga de nuestros huecos disponibles.

Los robots relacionales de IA son seres artificiales muy avanzados que han venido para superar las carencias que presentaban los robots sociales tradicionales y encontrar su sitio en nuestros hogares.

Para no perderte ninguna de nuestras noticias y publicaciones te recomiendo que te apuntes a nuestra newsletter.

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Search